Muletillas a la moda

Hay muletas para apoyarse al caminar, también muletas de toreros y otras intangibles y singulares llamadas “muletillas”* a las cuales nos referiremos hoy. Esas palabras o expresiones que, a pesar de ser absolutamente innecesarias, acuden a nuestros labios con demasiada facilidad.

Hay muchas, varían con el tiempo… y se ponen de moda… sí señores.

Solo mencionaremos algunas:

La expresión “Lo que es”, acompaña la alocución de periodistas, locutores, animadores, artistas, políticos, emprendedores, youtubers, facilitadores, quienes la usan indiscriminadamente hasta la saciedad.

Veamos un lamentable ejemplo:

  • Estamos en “lo que es” la plaza Bolívar, para conmemorar “lo que es” el natalicio del libertador”.

¿Les suena familiar?

O también:

— Tomamos “lo que son” los tomates y los cortamos en cubos.

Y qué me dicen del “digamos” o “básicamente”. Son tantos que aturden.

Pero la que realmente está arrasando y se lleva el premio “Muletilla fashion” es:

“Por supuesto” (o sus amigas “obviamente” o “evidentemente”)

Hagan ustedes la prueba. Basta encender la radio, la televisión, revisar las redes, donde quiera que haya una persona hablando, ya sea como comentarista o como entrevistado, para que nos caiga encima una avalancha de “porsupuestos” que nos agobian y embrutecen (perdonen ustedes la crudeza)

Yo sufro, lo confieso, quisiera tener una varita mágica para borrarlas de la conversación y hacerlas desaparecer (también es cierto que a menudo me divierto contando las veces que son dichas)

Cuidado con las patéticas muletillas, son un vicio, una costumbre cómoda, pero fea; las usamos para llenar un vacío intelectual, un espacio hueco que nos queda grande y nos incomoda.

Como comunicadores no debemos permitirnos la incultura.

Tener un vocabulario amplio nos da seguridad y confianza.

Esa fluidez en el lenguaje podemos adquirirla gracias al maravilloso hábito de la lectura; leer nos hace cultos y más inteligentes, abre nuestra mente, expande nuestro entendimiento y da luz a nuestra vida y esa luz la irradiamos a los demás.

La próxima vez que un inoportuno “por supuesto”, “obviamente” “evidentemente” o “lo que es”, baje a nuestra garganta, hagamos una pausa, respiremos y encontremos algo mejor. Cambiemos muletillas por lectura.

Los oyentes inteligentes nos lo agradecerán.

*También se les llama coletilla, bastoncito, bordón o ripio.

Imagen por defecto
Maritza Rojas
Artículos: 1

2 comentarios

  1. Este artículo que escribiste es muy necesario, Maritza. Gracias por escribirlo. Ese “lo que es”, me rechina en el alma cada vez que lo oigo. ¡Y no hay una sola emisión de noticias en la que no salga varias veces!

    • Gracias por tu comentario, Virginia. Es necesario incentivar la lectura desde edad temprana para formar niños y adultos que sean capaces de expresarse con fluidez y claridad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Carrito
Aún no agregaste productos.
Seguir viendo
0
×